最后一晚在武汉- La última noche en Wuhan

Estándar

Llevo ya unos días en Nueva Zelanda y se me había olvidado colgar algunas fotos de Wuhan.

Con este post acabo mis impresiones por China pero continuaré posteando sobre Nueva Zelanda en breve.

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Image

 Camera 360

   Camera 360

Image

Las doctoras

Image

Loic

Image

Island

Image

Wang Lu y Feng Ze

Image

Lucky

Image

Vivi

Image

Alex y Helena

Image

Taylor

Image

Nick

I miss you guys!! Come to NZ  😀

仙桃人 – Gente de Xiantao

Estándar

3/3 Post dedicado a la gente de Xiantao.

Camera 360

Conserje nocturno de la Torre de TV y rádio.

  Camera 360

La propietaria “gitana” de un restaurante de boles con su hijo.

Camera 360

Propietarios de un restaurante de boles.

Camera 360

Trabajadores de un restaurante de boles.

  Camera 360

Propietarios de el local de barbacoa al que más vamos.

Camera 360

 Propietario del local de desayunos cerca de casa. Es un hombre super

simpático, siempre nos saluda con un Good morining! o un Hello! pero sus

noodles no me gustan demasiado y casi nunca como allí.

Camera 360

  Propietaria de un local de bebidas cercana a casa

Camera 360

Propietario del local de “pizzas”.

Camera 360

A esta pareja tan maja les compro el agua y el tabaco.

Cuando acabé de hacerles la foto,se la enseñé y usaron las mismas gafas para ver la foto! hehe  🙂

Camera 360

Familia que regenta el local de 麻辣烫 malatang en la calle peatonal. Una vez a la semana casi siempre

voy a cenar allí, porque acabo muy cansado del arroz blanco! Te sirven una olla individual con caldo,

y vas añadiendo los ingredientes que quieres. Con el frío que pega, sienta de maravilla!

Camera 360

Madre e hija del local de 麻辣烫.

Camera 360

El mismo día que hice las fotos a la familia del local de 麻辣烫 me encontré a

Emily con su marido y su madre cenando, así que aproveché para hacerles una foto.

Camera 360

Al lado del local de 麻辣烫, hay una tienda de bebidas y barbacoa. Estos 3 jóvenes trabajan allí.

Siempre que voy a cenar al local de 麻辣烫, me compro una bebida en este negocio.

Camera 360

Camera 360

En esta misma calle, muchos invidentes leen la fortuna.

Camera 360

Esta señora vende fruta en la calle cerca de la escuela Boya.

Desde el primer día que nos cruzamos, nos sonreímos.

Nunca nos entendemos el  uno al otro cuando intentamos

comunicarnos verbalmente,  pero siempre nos sonreímos.

Así que siempre me encanta comprarle fruta.

Camera 360

Dependienta super simpática del super de al lado

de casa que siempre nos intenta hablar en inglés.

Camera 360

Tabla de trabajo donde preparan los baozi.

Camera 360

Cerca de una de las escuelas Boya hay este negocio de desayunos de Guangzhou.

Cocinan una mezcla al vapor, y le añaden un huevo, lechuga, y una salsa riquísima!

Camera 360

Los panaderos

Camera 360

Un día yendo en bici me encontré con esta señora tan simpática

practicando una modalidad del Tai Chi con raqueta y pelota.

Ni sabía que existía!  Me dijo que en Pekín es más

habitual encontrarse a gente practicándolo.

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Ese mismo día, cerca del río me encontraré varias vacas atadas a árboles. Intenté acercarme a ellas pero

eran muy miedosas… aunque la ternera está muy rica, viendo estos animales me planteo hacerme vegetariano algún día :/

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Muchos hombres juegan a la peonza. Son peonzas de acero, que pesan muchísimo,

y las golpean con un “látigo” hecho a base de madera y de piel. Pensé en comprar una pero desistí.

Camera 360

Estas señora te limpia los zapatos mientras comes por 3 yuanes 🙂

Camera 360

En uno de los restaurantes de voles me encontré con este perro.

Y aluciné al ver que tenía las uñas pintadas!!!

Cuando me acerqué para hacerle una foto su dueña me dijo que

no tenía las uñas pintadas sino que llevaba

fundas de plástico rojas en las uñas para no desgarrar

la ropa cuando el perro saltaba.

Lástima que en la foto no se ven! Eso existe en España?

Camera 360

Vendedora ambulante de juguetes para niñ@s.

Camera 360

Vendedora ambulante de moniatos y de maíz.

Camera 360

Creo que estos señores alquilan sus servicios para carretear cosas,

pero siempre los encuentro haciendo una siesta 🙂

Camera 360

Camera 360

IMG_20130206_161607

Muchas familias se dedican al reciclaje de basura.

Much@s ancian@s rebuscan entre la basura y la venden a peso a estos negocios.

Camera 360

Camellos

IMG_20130205_190513

Lu, haciendo de morsa en un local de barbacoa.

Camera 360

Algunas de mis primeras compañeras de trabajo en 皇家国际学校

mmexport1378182671390

Regina y Kathrine en su cena de bienvenida.

A continuación, algunas profes de los Boya donde trabajo…

  Camera 360

  Camera 360

 Camera 360

 Camera 360

Camera 360

 Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

  Camera 360

…los entrañables porteros…

Camera 360

… y algun@ de sus pequeñaj@s…

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

 Camera 360

Despertando de la siesta! 😀

 Camera 360

 Camera 360

Camera 360

      mmexport1384510629168

mmexport1384510685918

mmexport1384512504752

Work in progress

Las profes de 皇家国际英语学校

 Camera 360

Lili

 Camera 360

Lucy

 Camera 360

Ada

Camera 360

Linda

Camera 360

Carrie

Camera 360

Emily

 Camera 360

Alice

Camera 360

Vicky

Y la cena de despedida española. Más tarde nos fuimos al KTV 🙂

Camera 360

Camera 360

Andrés, de Barcelona, con sus compañeros de trabajo Willy y Peter.

Última noche en Xiantao entre hombres jugando al billar.

天门人 – Gente de Tianmen

Estándar

2/3   Dedicado a la gente con la que he compartido mi estancia en Tianmen.

Image

Grupo de señoras que se encuentran cada mañana para hacer Taiqi

Image

Dueña de un puesto ambulante que prepara  糯米包油条, los “churros” envueltos en arroz pegajoso, riquísimo!

Image

Dueña de una tienda cercana a la escuela.

Image

Cocineros de 油条 youtiao,o porros chinos (sin azúcar) que normalmente los mojan en sopas.

Image

Cocineros del mismo local. El 鳝鱼粉 está delicioso!

Image

Dueños de un puesto de Tianmen, donde hacen 烤烧 o barbacoa. La 三鲜粉 o sopa con setas, tortilla y carne,

y las empanadillas con setas o maíz son habituales una vez a la semana!  😛

Image

Un día con Ane vimos este camello en la parada de autobús!

 

Image

Backstreet boy, un niño que vive en la calle de atrás de la escuela.

Image

Backstreet boys II

Camera 360

Conocí a Adrienne en el bus, y me invitó a cenar a casa de su familia.

Image

El equipo de profesores de la escuela en Tianmen: Daisy, Mindy y Gracie.

Image

Con Lina celebrando el cumpleaños de Kathrine.

Image

El novio de Kathrine, aun no les había enviado la foto 😉

Image

Los compañeros de piso, Gracie, Mindy, Louise y Henry, cantando canciones con un programa de karaoke.

Image

Cuando Henry, el marido de Gracie, está en Tianmen, me lleva de casa a la escuela en moto!

Camera 360

Mindy y Kathrine comiendo en el restaurante de voles del centro comercial.

Camera 360

Mindy y Gracie. Pescando en casa de Henry.

Image

Alan

Image

Los dibujos de Alan!: dog, cake, panda   😀

Image

Los dibujos de Mary  😀

Image

Mary   😉

Image

Doreene I

Image

Doreene II

Image

Lily

Image

Un día estando a punto de coger el bus para Xiantao se me rompieron las brasileñas…

esta señora estaba justo a dos metros, y en menos que canta un gallo hizo un apaño para que pudiese andar calzado!  🙂

Image

Señor practicando Tai Chi.

Image

Grupo de hombres entrenando por la mañana con espadas.

Image

Ayuke!

Image

Panorama matutino al ir a comprar el desayuno.

Y algunos de mis alumnos de Tianmen

Camera 360

Los ángeles de Charlie

Camera 360

Camera 360

Jugando al 1,2,3 pica pared!

Camera 360

 Camera 360

 Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

 Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Camera 360

Hasta pronto amig@s!  🙂

Camera 360

Porque no? 为什么不呢?

Estándar

Sigo de despedidas en China, esta semana es la última en la que daré clases tanto en Xiantao como en Tianmen.

Este pasado lunes quise cocinar para las profesoras con las que trabajo en Tianmen, porque la mayoría de veces que comemos en casa son ellas las que cocinan, así pues saqué mi repertorio de recetas españolas, aunque también cocinaron algunos platos chinos muy buenos.

La semana que viene cocinaré para las profesoras de Xiantao con las que trabajé en la primera escuela, y haré las mismas recetas, si algo funciona, porqué cambiarlo, ¿no? Croquetas de pollo, tortilla de patatas, paella de marisco y un plato con espinacas, pasas, anacardos y un chorrito de leche que solía cocinarme bastante en Barcelona.

Si habéis estado en el extranjero sabréis lo difícil que es cocinar algunas recetas. Para rebozar las croquetas no logré encontrar pan rallado, así que, la semana pasada me fui al único supermercado en Xiantao donde había visto barras de pan, y una vez en casa la corté a rodajas para que se secara más rápidamente. No sé si debido a la humedad de aquí, o por los diferentes ingredientes del pan, no se secaba a la misma velocidad que en España, más bien se reblandecía… así que usé un molinillo para picar café para picarlo bien fino. Compré también unos pollos tipo a l’ast, asegurándome de que no fuesen picantes y los trituré también con el molinillo pero resulta que a mitad del proceso se estropeó, así que tuve que proceder a mano. De algo que me di cuenta demasiado tarde fue que compré los pimientos rojos picantes a pesar de preguntarle a la frutera en cuestión! Otro problema fue cocinar la paella… como éramos 10 comensales, pensé en cocinarla con un wok, y a los 5 minutos la paella se me quemó! Al darme cuenta, aproveché el arroz que no se había quemado y seguí cocinándolo en una sartén más pequeña de lo que tenía pensado. Quise preparar también guacamole, pero en Tianmen, los aguacates que encontré estaban verdes verdes! Y tampoco hay doritos por aquí! Aunque compré cuatro para que maduren para la cena en Xiantao.

Camera 360

La cena fue muy bien. Aunque sigo alucinando con el hecho de que habiendo paella, la gran mayoría de comensales tuviese un bol de arroz blanco …!  y se extrañaban de que yo no lo comiera!! Están enganchad@s al arroz! 😉

Esta mañana he tenido las últimas clases con algunos de los grupos de una de las escuelas Boya de Xiantao. Y bueno, las clases muy divertidas! Hemos cantado una canción de navidad y repasado las canciones más divertidas de otras unidades… y l@s niñ@s, un encanto!!! Agarrándome de las piernas sin dejarme ir y despidiéndose de mi desde el balcón de las aulas… :´(

mmexport1386820318758

mmexport1386820364084

Cambiando de tema, quiero compartir algo que creo que es importante. Que l@s jóvenes contraigan matrimonio muy pronto es una realidad que se palpa en la calle. Con solo 23 o 24 años, muchas de las profesoras con las que trabajo están ya casadas, algunas con hij@s, o con planes de casarse con sus novios. Hace unas semanas una de las profesoras me confesó que estaba muy agobiada con este tema, ya que su familia la presiona mucho presentándole a varios chicos para que se case. Solo tiene 24 años, pero según me dijo, si no se casa a los 30, va a ser muy difícil que encuentre a alguien que quiera casarse con ella. Es una chica muy atractiva e inteligente, y es una pena que por convicciones sociales lo esté pasando mal con este tema. Cabe decir que es la única persona, además de Sebastian, mi pareja, que se ha comunicado conmigo tan personal y abiertamente.

Al llegar a China seguí el consejo de un buen amigo y no dije nada a  nadie respecto de mi orientación sexual, pero a lo largo de mi estancia me di cuenta de que con Alex y con Lu podía ser completamente sincero. Aun y así salir, del armario en China, no es algo fácil. Debido a la importancia del 关系, no es muy raro que un negocio se vaya a pique por el boca a boca, o que una familia entera pierda reconocimiento.

He conocido a algunos chicos que no han informado a nadie al respeto de su sexualidad por miedo a la reacción que pueda tener su entorno más cercano. Hace poco conocí a un chico que estando 3 años de noviazgo con su novio, este último va a casarse pronto con una chica, y van a tener que dejar la relación.

Me gustaría que linkárais en éste link y en este otro para haceros una idea de lo grave de esta situación.

A lo largo de mi estancia aquí, me he ido sincerando con la mayoría de las profesoras. Aunque algo sorprendidas por la noticia, sus reacciones fueron buenas. Después de contárselo a una me preguntó “¿Porqué?” Y yo le contesté “¿Porqué no?” Siento que estando de viaje en países donde la homosexualidad es tabú, es importante ayudar a abrir la mentalidad de la gente… y quien sabe, poco a poco, quizás en China no será extraño poder andar de la mano con una persona de tu mismo sexo.

Cajón de sastre – 大杂烩

Estándar

 

1. Estos días en China están siendo algo agridulces. Por un lado empieza a hacer más frío de nuevo y por el otro el 19 de diciembre dejaré el país. Así que muy contento de empezar esta nueva aventura en Nueva Zelanda con Sebastian pero a la par, triste de dejar el país después de 10 meses! Además cuando salgo un poco de la rutina diaria, sigo encontrándome con gente curiosísima y nuevas comidas deliciosas que echaré mucho de menos!

Recuerdo un día en el autobús desde Tianmen a Xiantao, hace ya tres semanas. El otoño empezaba a hacer acto de presencia y el clima era neblinoso. En el silencio del trayecto pude percibir también los olores de las heces de los animales a lo largo de los campos de cultivo. Este olor siempre lo he asociado a mi infancia, de cuando con mi madre y hermana íbamos a visitar a mis abuelos en Lérida, es siempre me trae muy buenos recuerdos. Este día empezó a hacerse más evidente la despedida.

2. En China se usan muchas 电动车 diandongche, o motos eléctricas. Desde los primeros días aquí me sorprendieron mucho las alarmas de estos vehículos. En este vídeo descubriréis el porqué. La escuela de Tianmen tiene 3 plantas, y la propietaria del edificio vive en la cuarta planta. Durante los fines de semana su moto eléctrica casi siempre está en la planta baja, al lado de las escaleras, y cuando tenemos que moverla, la alarma siempre se dispara! Hace tiempo Lu me dijo que esta señora se duchaba en los lavabos de la tercera planta, que pertenecen a la escuela, para ahorrar agua! Con toda la pachorra haha!

3. Debido a la inexistencia de pensiones para los jubilados, encontrar a gente mayor trabajando es el pan de cada día en China. Much@s de ell@s trabajan en la calle, recogiendo basura, o reciclándola. Hay negocios familiares que pesan plásticos, papeles y metal, y lo canjean por dinero. Muchos otros venden fruta en la calle, o tienen pequeños carros en donde preparan comida. En ocasiones, cuando la pereza no me vence, montado en el autobús en mis viajes semanales de Xiantao a Tianmen y de Tianmen a Xiantao, también veo mucha gente mayor trabajando en el campo, sembrando o recolectando. Con el clima tan extremo que hace aquí, muchas veces se me encoje el corazón al verles, y comparo lo “bien” que viven nuestr@s abuelos y abuelas en España, a pesar de los recortes habidos y por haber…

Image

 

4. Al poco de llegar a Xiantao, reformaron ambos lados del rio. Construyeron una zona para pasear, plantaron árboles y colocaron muchas esculturas de animales un tanto horteras. Pero en pocos meses la mayoría de las esculturas están incompletas! 😀

 

 Image

 

5. Cerca del recién inaugurado centro comercial, también hay una escultura muy curiosa, que no pega para nada con el entorno. Parece una persona haciendo el puente, verdad?

 Image

 

6. Todas los colchones de camas en los que he dormido en casas particulares China son extremadamente duros! Muchas veces la población china duerme directamente en la madera, y Lu me dijo que aun hay gente mayor que usa antiguas camas de arcilla. Antiguamente se ponía carbón debajo de la cama, y así la cama se calentaba.

 

7. En los bancos de China, para sacar dinero de una cuenta China, debes teclear un número secreto de 6 dígitos!

 

8. Una de las recientes campañas publicitarias del gobierno chino para combatir la contaminación es intentar que la población no consuma productos cocinados con carbón. La verdad es que usan muchísimo carbón, al menos en Xiantao y en Tianmen. Desde los restaurantes que ofrecen comida cocinada en barbacoas, hasta los puestos ambulantes, a hasta por ejemplo doctores de medicina tradicional que usan el carbón para hervir sus mezclas de hierba. Está realmente muy extendido su uso!

 

Image 

9. Os había dicho que en todas las escuelas en las que doy clases me tengo que hacer pasar por americano? Es una mentirijilla para que los padres y madres de los alumnos estén más animados a apuntar a sus hijos e hijas. Por iniciativa propia y por principios, al poco tiempo de estar en China les revelé al resto de las profesoras mi verdadera nacionalidad, pero para el resto de habitantes de Xiantao y de Tianmen soy de Ohio. Al principio me resultó divertido, pero a la larga no me gusta no poder ser sincero con ellos… es quizás el detalle que menos me ha gustado experimentar durante mi estancia aquí.

10. Look! Look! What can you see?… Para acabar, otra de vídeos! Esta vez de una canción en inglés que cantamos durante la semana de promoción en Tianmen, para enseñarles a l@s estudiant@s los nombres de algunos animales. El vídeo lo grabó una de las profesoras, Daisy, para practicar la canción en su casa.

 

我的工作在博雅学校 – Mi lugar de trabajo en la Escuela Boya.

Estándar

 

Hace ya unas semanas que ya no trabajo en la escuela de inglés King’s en Xiantao, si no en esta otra escuela de Kindergarten. Cuelgo algunas fotos y este vídeo que he grabado esta mañana para que os hagáis una idea de cómo es.

 

 

En cada aula hay unas 3 o 4 profesoras, pendientes de que l@s niñ@s se “comporten” así que dar clases allí es todo un lujazo! Normalmente l@s peques entran a las 7:30 de la mañana y no salen hasta las 16:30 con lo que desayunan, siestean y comen allí mismo.

 

 

En el poco tiempo que llevo allí nos hemos cogido mucho afecto mutuo, y cada día, cuando me ven, no paran de saludarme, repitiendo hasta la saciedad mi nombre (en chino 英格,Ying ge, o 英格老师, Ying ge lao shi, Profesor Ying ge)

 

Y al acabar las clases, desde hace unos días, también se amontonan a mi alrededor saltando y riéndose! Haha son muy gracios@s!

 

 

 

 

 

 

 

 

Image

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Image

 

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

 

 

 

 

Image

 

 

 

 

Image

 

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

 

Image

 

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

 

 

 

 

Image

 

 

 

Image

 

En el supermercado - 在超级市场

Estándar

Entrar en un súper de otro país es algo que siempre me ha fascinado por la variedad de productos nuevos que puedes encontrarte. Evidentemente China no se queda corta! Si no dominas un poquito el idioma, encontrar pasta de dientes o friegaplatos puede llegar a ser una odisea! Cabe decir que en la mayoría de los supers chinos hay muchas dependientas en los pasillos que se preocuparán por atenderte con el propósito de ayudarte. Así que el lenguaje corporal es de mucha utilidad. Recuerdo un día en Wuhan en que necesitaba comprar desodorante, y como no tenía ni idea de cómo se decía “desodorante” en chino, usé el programa Pleco de mi teléfono. Este programa te traduce del inglés al chino y viceversa. Cuando le enseñé la palabra china a una de las dependientas, esta me llevó a un stand con ambientadores… entendí rápidamente que la palabra traducida no era la que yo andaba buscando, así que usando el lenguaje corporal, hice el gesto de ponerme desodorante en la axila. Funcionó!  😀

Dependiendo del tamaño del supermercado puedes encontrar más o menos variedad, pero en la gran mayoría lo que nunca faltan son salsas, arroz y noodles, verduras y frutas, snacks, productos para la limpieza… y en los más grandes tipo Wall mart, que es una cadena norteamericana, puedes encontrar literalmente de todo. Incluso puestos de comida para llevar.

Que en China usan salsas para cocinar no me era desconocido, pero ver que en los grandes supermercados tienen hasta cuatro pasillos repletos de salsas y aceites diferentes no te deja indiferente! Tienen muchos tipos de salsas picantes también. Gracie, la directora de la escuela en Tianmen, cocinó para la cena internacional berenjenas fritas con una salsa rojiza… es un plato riquísimo que compramos a menudo en los restaurantes de boles, pero me pregunto qué salsa será entre todas las que se exponen en las estanterías… el plato es sencillo de cocinar y como digo está delicioso, pero recordar tantas salsas diferentes me parece dificilísimo!

 

Camera 360 Camera 360

salsas

 

Camera 360

aceites

 

En el stand de las bebidas me sorprendieron las botellas de agua de diferentes sabores, todos ellos sabor a fruta. En España no es algo muy habitual, aunque estando en contacto con Liina, Kathrine y Regina, me he enterado de que l@s rar@s no son l@s chin@s, sino yo, y es que estas aguas no me gustan demasiado, las veo super industriales… en cambio prefiero probar la variedad de bebidas “raras” que se pueden encontrar: la deliciosa leche de coco, leche de cacahuete o de nueces, leche de soja con sabores, una bebida enlatada de color rojo que tiene sabor a leche condensada  😛 …. Aunque me da que serán igual de “naturales” que las aguas de sabores… También hay una bebida “sabor de Rusia” deliciosa, a pesar de todo lo malo que está pasando por allí.

 

 

Camera 360

A la izquierda, la “bebida sabor Rusia” y a la derecha, la leche de coco

Una bebida muy típica de China es una especie de nestea chino hecho con diferentes plantas de la medicina china, se llama 加多宝 jia duo bao. También hay muchos refrescos en los que se utiliza té, tipo nestea, o fruta. Hay infinidad de estas bebidas, algunas con pedacitos de pulpa, sabor a fresa, pera, melocotón, aloe vera,…

 

Camera 360

王老吉 (antiguo nombre del Nestea Chino)

En varias tiendas de Wuhan, Xiantao y Tianmen también he podido probar los “milk teas” y “bubble teas”. La primera vez que los probé fue en Nueva York y me quedé impresionado! Mi hermana me dijo hace poco que han abierto varios bubble teas en Barcelona, así que quizás os resulten familiares, si no, os recomiendo que lo probéis. Aunque la realidad es que también son bebidas muy poco naturales,…  al menos esa es la sensación que tengo: la mayoría se prepara mezclando polvos de sabores con agua caliente, y añadiendo diferentes gelatinas, puddings o las “bubbles” hechas a base de bolas de tapioca o mandioca.

 

Camera 360

Fruta en almíbar

La fruta y la verdura fresca en China es alucinantemente variada y he visto cosas que nunca antes había probado antes. Tienen muchas clases de lechugas, de diferentes hierbas que no podría traduciros por que es la primera vez que las he visto, diferentes “pepinos”… uno en cuestión tiene la piel externa como arrugada y su sabor no te deja nada indiferente ya que es más bien amargo, la raíz del loto está riquísima y es muy típica en la provincia de Hubei y también sus semillas, que se pueden comer en crudo, o castañas de agua, u otros tubérculos que crecen en medio de lagos.

 

Camera 360

Raíz de la flor de loto

 Image

Semillas de la flor de loto, vendedora ambulante de Wuhan

Image

Image

Camera 360

 

 

 

Camera 360 Camera 360  Camera 360 Camera 360

Hay también mucha variedad de tubérculos, el otro día probé en crudo la 地瓜,di gua, o tubérculo de tierra, que se come en crudo también. En cuanto a la fruta fresca, más o menos tienen de todo lo que conozco, los mangos hace unos meses eran deliciosos, aunque las peras siempre las he encontrado demasiado crujientes, manzanas, naranjas, mandarinas, melones, sandías, plátanos, uvas,… en especial me encantan los pomelos! Aquí no son tan ácidos y la pulpa es mucho más consistente. También los mangostanes de los que ya hablé en el post de Shen Zhen!. Como no, los lichis y ojos de dragón. A menudo por la calle puedes encontrarte también vendedores ambulantes de fruta, son campesinos que viven en las afueras de las ciudades y que cargan sus camionetas con todas las frutas y verduras que cultivan, pero también vendedores que te ofrecen un “pinchito” de melón o de piña, muy refrescantes en verano! Y después del verano, estoy empezando a ver de nuevo caña de azúcar, que te pelan y cortan a trozos.

Image

Liina antes de irse de Xianto comprando patatas. Estos “ajos” tan grandes son las 地瓜!

Image

Carnaza

 

Para abir boca, a l@s que os vale más una imagen que mil palabras, di con este documental sobre la gastronomía china, con el añadido de que cuenta un poco el origen de los alimentos, las personas que los cultiva, … hay varios capítulos y es muy interesante (aunque está en inglés y sin los subtítulos en mandarín) en el primer capítulo, se ve muestra como se recolectan las raíces del loto.

Los frutos secos son algo muy común en los supers también y la gran mayoría tiene sabores. Descubrí, por ejemplo, unos cacahuetes en un paquete azul que tienen sabor a leche, y de la misma casa pero con paquete rojo, con sabor a ajo. Deliciosos. Algo que hacemos muy a menudo es comprar estos paquetes de pipas de girasol, aun no he probado ningún paquete que no tenga sabores añadidos. Lu me dejó probar hace poco unos frutos secos, creo que su nombre en inglés es “red date”, son parecidos a los dátiles. Los había probado con miel y estaban mucho más ricos según mi opinión. Las nueces caramelizadas también están deliciosas. Pistachos, nueces de pecan, pipas de calabaza … lo que no he visto curiosamente son quicos.

La fruta seca es algo alucinante. Hay a raudales, ciruelas, manzanas, uvas, plátanos, mangos, boniatos, papayas, plátanos… la mayoría están maceradas con un líquido que les da un regusto amargo, aunque a veces también llevan un poco de azúcar espolvoreado.

 

ddssd

 

Tan normalmente, al lado de los frutos secos suelen haber snacks de carne y de pescado. Tengo que decir que aunque es algo muy raro y a primera vista sea poco apetecible, la sepia y la carne seca estaban muy ricas. He probado también las patas de gallo, la directora de la escuela de Xiantao las compró y no pude rechazarla, aunque eran algo picantes para mi gusto. Pero hay un montón de variedad, y a primera vista no es algo que me llame la atención. Much@s compartís mi opinión, verdad?

 

 

 

ssaaa

 

fff

 

grer

 

Por otro lado, en todo buen supermercado que se precie, no pueden faltar montones de snacks envueltos de forma individual, galletitas, frutos secos, snacks hechos a base de cereales, caramelos, patatas, … todo lo que ya hay en grande, pero en tamaño pequeño, y normalmente se paga a peso. Destacar en especial  una especie de barritas de maíz con diferentes sabore; hot dog, algas, hamburguesa,… aunque mi preferido sin lugar a duda es el de queso! También varios snacks a base de algas, muy ricos.

 

aaa

Image

热狗 re gou, literalmente, perro (ito) caliente

En los supers más grandes me doy cuenta de que comprar noodles o arroz en China también puede llegar a ser una odisea! Dependiendo de lo que quieras hacer con ellos, tendrás que comprar de un tipo u otro! Los noodles los venden en paquetes circulares, plastificados, y el arroz, en sacas, o a granel. Además de la infinidad de noodles de comida rápida a los que añades agua hervida, que también llegan a ocupar muchas estanterías.

 

p.txt

Noodles

Tampoco es raro encontrar productos de multinacionales, como Oreos y Lay’s de cuarenta mil sabores raros, Ferrero rocher, snickers… cosa de la que me alegro a veces, aunque también es preocupante ver los efectos de la globalización en esta ciudad perdida en estas latitudes… recalcar que el sabor a pepino es muy popular también! He probado unas Lay’s de pepino y chicles de pepino, muy rico todo.

 

ef

Oreos de mil sabores, a destacar, mango, frutos rojos, tarta de cumpleaños, menta…

sf

 

Si hay algo que echo mucho de menos en los supermercados, es el queso, y el chocolate. En China puedes encontrar deliciosos yogures pero encontrarte queso es algo muy raro, solo se puede comprar en los grandes supers de la capital de la provincia. Lo más parecido que tienen es el tofu, y por la experiencia que he tenido hasta el momento, el queso es un producto no muy apreciado por l@s chin@s , lo consideran muy salado, o al menos esta fue la reacción de la mayoría de chin@s a l@s que ofrecí un poco de queso que mi familia me mandó hace unos meses. Con el chocolate, pasa lo mismo pero a la inversa, piensan que es demasiado dulce! Qué sabran ell@s! Hahaha…

En cuanto a helados, este verano he probado una gran variedad de ellos! Pero de nuevo, los sabores son muy diferentes, maíz, judías verdes o rojas, … por supuesto también está Frigo con sus clásicos de siempre, y otras marcas internacionales. Esta tarde me he comprado uno helado que aun no había probado y he grabado este video       .

Como casi a diario fuera de casa, así que no he comprado ni carne ni pescado en los supermecados. En Wuhan vi tortugas, ranas, pescados, serpientes y anguilas en venta. Y mucha carne también, alguna de ella seca. Por la calle ves como hay familias que secan pescado y carne,… Hay una cadena de comida que es muy conocida en la zona de Hubei por su cuello de pato picante. De hecho no es la única especialidad, también hace alitas de pollo, calamares, etc… en todas la estaciones de trenes de Wuhan hay una de estas tiendas y cada vez que me monto en el tren es inevitable ver y oler lo que comen. Lu compró una caja de calamares y otra de alitas de pollo, y aunque eran muy picantes estaban muy ricas.

No he bebido demasiado alcohol en China, pero si me he dado cuenta de lo caro que es comprar vino en este país! Los precios están disparadísimos. En cambio el 白酒, bai jiu o alcohol blanco, nunca falta entre los comensales en bodas, comidas o cenas. Es un alcohol muy fuerte y de sabor imposible, al menos para mi.

En los grandes supermercados de los centros comerciales venden el alcohol junto al tabaco, pero en otro espacio. Y también se encuentran varios espacios donde poder comprar y degustar tés de diferentes procedencias, farmacias, y stands en los que puedes comprar productos de medicina tradicional china de lo más raros, gusanos secos, raíces, polvos… todo muy caro.

Aunque tampoco he comprado muchos productos congelados, hay un sin fin de empanadillas, baozi, … Esta foto de a continuación son unos baozi, aunque creo que no eran congelados.

Image

 

 

Camera 360

Por supuesto, este tipo de joyas, son de lo más divertidas.

 

Para acabar el post, si alguna vez visitáis este país, abrid la mente! Sed valientes y probad cosas nuevas! Es el modo de descubrir nuevos sabores!   😉

Minientrada

Nos han invitado a la que será mi segunda boda china! Será el 1 de octubre, Día de la República Popular China. Una de las profesoras se casa, aunque esta vez en 天门, Tianmen.

Por otro lado Liina se irá de Xiantao al día siguiente… la echaremos mucho de menos!!!  Por este motivo con el resto de compis del piso hemos decidido organizar una cena internacional de despedida!

Hoy de camino a Xiantao  he grabado este vídeo, hacía tiempo que no colgaba uno en el blog y lo echaba de menos !  🙂

 

 

Camera 360

Este grupo me lo he encontrado cerca del centro comercial,

Creo que estaban promocionando vestidos de novia!

Bodorrio y hasta pronto Liina!

去北京前和在北京 Antes y durante mi viaje a Beijing

Estándar

 

 

Image

 

Durante mi estancia en Tailandia llegó una chica a nuestro piso, Liina de Estonia, para cubrir mi plaza en la escuela de Xiantao. Creo que tanto Liina como Alex trabajaron casi a diario. ¡De menudo lío me libré en la escuela con los cursos de verano…! Al regresar de mi viaje, en agosto, me encontré con que habían redistribuido las habitaciones del piso y con mucho tiempo libre. Al cabo de unos días, Alex se iría a Beijing y a Madrid para arreglar el papeleo de su visado, pero antes, celebramos su cumpleaños. Cenamos los tres en un restaurante japonés, y nos pusimos tibios de sushi. Al acabar nos fuimos a un karaoke. Como solo éramos tres y nos pareció algo aburrido, se nos ocurrió preguntar a un grupo de tres personas para compartir la habitación. Fue una experiencia impresionante y seguro la repetiremos ya que de este modo ahorramos dinero a la par que conocimos gente nueva! Además resultó que una de estas chicas celebraba también su cumpleaños y compartimos el pastel de tiramisú que traía para la ocasión. Al acabar nos dirigimos hacia el Vox, un bar en donde hay conciertos de música en directo, cerca de la lejana parada de metro de 光谷广场, Optic Valley Square a la inglesa. Lo cierto es que conciertos no habían, ni tampoco demasiada afluencia de gente, pero el Dj pinchaba una música súper bailable!

Link al blog de Liina I :

http://liinatravels.wordpress.com/2013/08/13/perfect-night-out-in-wuhan-ask-from-random-chinese-to-join-their-ktv-check/

 Liina se quedaría en Wuhan para trabajar en una escuela de la capital, y Lu me ofreció trabajo para dar clases de inglés en una escuela de kindergarten, solo durante los días laborables, de jueves a miércoles, viviendo con el resto de las profesoras de la escuela. El piso era muy grande y acogedor, y las chicas cocinaron la cena para mi también, aunque la habitación estaba algo sucia. Tampoco había colchón, así que usamos dos de las colchonetas con la que l@s niñ@s juegan en la escuela para montar mi “cama”. A diferencia de la escuela en Xiantao, en las clases que di en esta escuela habían 3 profesoras chinas en cada grupo, me sentí un poco abrumado con tantas miradas adultas, pero también muy descargado de trabajo: solo tenía que focalizarme en enseñar! Nada de los desgastantes siéntate bien, estar atent@s, … Con solo dos días trabajados, el viernes me informaron que como el parte meteorológico para la siguiente semana se preveía demasiado caluroso, la escuela cerraría… ¡cosas que pasan en China! La verdad es que me dio un poco de pena irme tan rápido de ese centro, ya que en solo unas horas me había encariñado con algun@s de los niñ@s, y dar clases allí era todo un lujazo.

Durante ese fin de semana también tuvimos oportunidad de ir al 欢乐谷,un parque de atracciones de la ciudad, con Liina, Lu, Nick y Taylor, dos profesores americanos que hemos conocido durante nuestra estancia aquí. Tal y como me habían informado en la escuela de kindergarten durante esa semana hizo muchísimo calor, y por este motivo fuimos al parque de atracciones a partir de las 17 de la tarde. La entrada era más económica. Aun y así, vimos que justo al lado, el mismo parque ofrecía entradas para un parque de atracciones acuáticas, pero no llevábamos bañadores ni toallas, así que decidimos dejarlo para otro día. Desde ese día han pasado solo dos semanas y las temperaturas han bajado mucho, el clima es mucha más frío y estará lloviendo toda la semana, así que no tengo muy claro que podamos ir al parque acuático… 😦

Link al blog de Liina II :

https://liinatravels.wordpress.com/2013/08/10/when-was-the-last-time-you-visited-an-amusement-park-had-fun-on-the-attractions-and-faced-your-fears/

Durante el siguiente fin de semana estuvimos con Liina dando unas clases de demostración en otra escuela de Xiantao, con un curioso nombre, en pinyin boya xuexiao博雅学校, aunque oralmente la “b” se pronuncia “p” … En estas demostraciones habían grupos en los que el número de profesoras superaba al de l@s niñ@s asistentes!

Link al blog de Liina III :

http://liinatravels.wordpress.com/2013/08/27/isnt-it-weird-how-fast-we-are-getting-used-to-the-new-environment-and-how-some-crazy-things-in-china-just-dont-come-as-a-surprise-after-a-while/

 

Vicky, la directora de la escuela nos informó de que empezaríamos a trabajar el 26 de agosto, así que decidí hacer una escapada a la capital del país.

Durante el trayecto conocí a un chico chino estudiando turismo en Argentina, de visita familiar. Curiosidades de la vida hablar con un chino en español… Después de leer, dormir un rato, y ver unas película el viaje se hico mucho más llevadero teniendo a alguien con quien conversar. Después de 6 horas en el tren rápido llegué a Beijing.

Beijing me pareció una ciudad muy bonita. Había escuchado acerca de la enorme cantidad de polución y sobre lo difícil que es ver el cielo azul, pero en mi corta estancia en la capital casi todos los días fueron soleados. A diferencia de Wuhan con sus dos líneas de metro, Beijing está plenamente equipada, algunos amigos me contaron que en cuestión de 5 años se pasaron de 5 líneas, a las casi 14 líneas que hoy en día se encuentran en funcionamiento.

 

Image

 

Algo que también me llamó la atención es que vayas donde vayas, el trayecto cuesta lo mismo, 2 yuanes. Pensándolo fríamente en Barcelona funciona igual, pero en Wuhan pagas más o menos dependiendo de a la estación a la que te diriges, así que supongo que me he habituado a que esto sea lo “normal”. Eso sí, en ambas ciudades tardas una burrada en ir de un extremo a otro de la ciudad, y si encima es hora punta, sobretodo en Beijing, las colas para acceder a los vagones y los mismos vagones están abarrotados de gente. Eso fue precisamente lo que me encontré al llegar a la estación de 北京西 y coger el metro a las 19 de la tarde…

 Image

 

Estando aun en Xiantao había estado buscando algún hostel barato en el que alojarme pero viendo los precios y mi limitado presupuesto, me decidí a probar suerte en couchsurfing. Si no conocéis esta página web y sois viajeros deberías ojearla. Entras en la web, haces tu propio perfil describiendo tus hobbies, nacionalidad, lugar de residencia, y detallando la casa en la que vives, en caso de que puedas o quieras alojar a posibles viajer@s… También hay un apartado que te permite realizar búsquedas alrededor de los países que quieras visitar, con el objetivo de encontrar perfiles de anfitrion@s que te hospeden en sus casas. En dichos perfiles se suele describir las preferencias del@ anfitrión@, el género que se prefiere, si se permite fumar o no, si se aceptan niñ@s, animales… así como la descripción del couch disponible, ya sea cama, sofá, o suelo. Mi experiencia en Barcelona fue muy positiva hospedando a gente, pero la verdad es que nunca antes me había decidido a buscar en couchsurfing para costearme la estancia en otra ciudad. Total que enviando varias solicitudes, solo un hombre me respondió. Rápida y escuetamente me dio su teléfono y la parada de metro en la que me estaría esperando a mi llegada. El trayecto no fue muy largo, pero pude comprobar lo atiborrados que estaban los vagones a esa hora, y además cargando la mochila grande en la espalda. Al encontrarme con mi host caminamos durante unos minutos en dirección a su casa, dejamos mi equipaje y me acompañó a cenar unos noodles, hablamos un poco, y volvimos para el cuarto.

 

Aunque en Barcelona había hospedado a una pareja de Grecia y a dos amigas americanas, mi primera experiencia como surfer en couchsurfing no fue demasiado buena. Durante la cena mi host me dijo que esa noche habría alguien más durmiendo en la habitación. Un chico americano con descendientes mejicanos con el que pude charlar en español. Tenía claro que la habitación que se me ofrecía era pequeña, y que debería compartirla con él, pero lo que me encontré superó en creces mis peores predicciones! La habitación era bastante pequeña y calurosa, sin aire acondicionado, repleta de mosquitos. Dos literas sin colchones y sábanas de invierno sucias. Se trataba de un edificio dormitorio y los lavabos se encontraban fuera. En los retretes no habían paredes para tener un poco de intimidad, y a modo de ducha, solo un pseudo-bidé con un hilo de agua, sin pared alguna. Sentí una especie de frustración por no haber preguntado más detalladamente por las características del piso, pero mi anfitrión tampoco hablaba un inglés lo suficientemente inteligible. A fin de cuentas el ofrecía el espacio del que disponía. Después de pasar la primera noche en Beijing en ese cuchitril, decidí comunicarle a mi anfitrión que en esa noche no había dormido demasiado bien y que me dolía la espalda, así que me despedí de él y del americano y me decidí a usar el 3G de mi móvil para buscar un hostel barato al centro de la ciudad.

 

Lu me había prestado la tarjeta recargable para acceder al metro de Beijing, y la verdad es que la encontré muy útil para evitar las largas colas cada vez que quería desplazarme de una parada a otra. Me sorprendió que antes de pagar por el importe del billete los pasajeros tenían que pasar por un control de seguridad y escanear el equipaje. El hostel estaba situado en un barrio de hudong 湖东, las casas tradicionales chinas reformado en hostel. Me dieron una cama en una habitación de 4 por 70 yuanes por noche, aire acondicionado, sabanas limpias y sin mosquitos. Dejé mi equipaje y me fui con la intención a visitar la Plaza de Tiananmen.

 

Image 

A la salida del metro un señor inició conversa conmigo en inglés y me indicó que la salida para llegar a la plaza no era la que estaba tomando. Me sugirió visitar la Ciudad Prohibida y me acabó enredando para visitar su escuela de caligrafía y pintura china. No sé como acabé comprándole un pergamino en el que se puede leer “副英格” (英格 ying ge es mi nombre chino, y 副 fu significa suerte ).

 Image

 

Pasear por la Ciudad Prohibida fue como trasladarse a la antigua China, eso si, rodeado de turistas de todas las nacionalidades.

Copio y pego de Wikipedia “La Ciudad Prohibida fue el palacio imperial chino desde la dinastía Ming hasta el final de la dinastía Qing. Se encuentra en el centro de Pekín, China, y en la actualidad alberga el Museo del Palacio. Durante casi 500 años fue el hogar de los emperadores de China y su corte, así como centro ceremonial y político del gobierno chino.

 

Image

Image

 

Construido entre 1406 y 1420, el complejo alberga 980 edificios y ocupa 720 000 m². El conjunto ejemplifica la arquitectura palacial tradicional de China1 y ha influido en el desarrollo cultural y arquitectónico de Asia oriental y otras partes del mundo, por lo que la Ciudad Prohibida fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987.1 Además, está considerado por la Unesco como el mayor conjunto de estructuras antiguas de madera en el mundo.”

 Image

Image

 

En algunos espacios de la Ciudad Prohibida habían curiosos inventos astrológicos de la época, protegidos por enormes cristales, todos sucios por el contacto de la muchedumbre a la hora de sacar fotos. Muy curioso que en Beijing no permiten fumar en muchos de los recintos turísticos, así que todos los mecheros son confiscados. Después de la visita me dirigía a encenderme un cigarro, y antes de llegar a pedirle fuego a otro fumador me percaté de que en la salida de la Ciudad Prohibida habían dos cajas repletas de mecheros para recoger los que se habían confiscado. Obviamente no eran los mismos dos que dejé en la entrada, pero cogí dos también.

 

Image

 

En Wikipedia me ha sorprendido ver esto también “El nombre común en español, «La Ciudad Prohibida», es una traducción del nombre chino Zijin Cheng (en chino, 紫禁城; en pinyin, Zǐjìnchéng, literalmente «Ciudad Púrpura Prohibida»).2 El nombre de «Zijin Cheng» es una denominación con significado en muchos niveles: Zi, o «púrpura», se refiere a la Estrella Polar, que en la antigua China se llamaba Estrella Ziwei, y en astrología china era la casa del Emperador Celestial. La región celestial circundante, el Recinto Ziwei (安德森), era el reino del Emperador Celestial y su familia. La Ciudad Prohibida, como residencia del emperador terrestre, era su contrapartida terrenal. Jin, o «Prohibida», se refería al hecho de que nadie podía entrar o salir del palacio sin el permiso del emperador. Cheng significa «ciudad amurallada».3 En la actualidad, el lugar es comúnmente llamado en chino como Gùgōng (故宫), que significa «Palacio Antiguo».4 El museo que alberga el conjunto palacial es conocido como «Museo del Palacio» (en chino: 故宫 博物院, pinyin : Gugong Bówùyùan).”

 

Image

Image

 

Image

 

Image

Lavabo 4 estrellas en la Ciudad Prohibida!

 

Estaba destrozado, pero justo en frente de la salida del recinto vi una montaña y un templo desde el cual parecía haber vistas a la ciudad, así que hice un último esfuerzo para subir las escaleras. Antes de iniciar el ascenso me entró hambre, y en un puesto de comida dentro del recinto vi a una pareja española intentando comunicarse con el staff del local preguntándoles si el plato de 饺子 jiao zi, o empanadillas, podía ser más pequeño. Hice de traductor y como la respuesta fue un no rotundo, les sugerí compartir la ración. Fuimos hacia la cima juntos e intercambiamos los teléfonos para seguir en contacto.

 

Image

Image

 

Después de una ducha y de una siesta reparadora me dirigí a casa de Marco. Marco es un chico de padre chino y madre italiana que conocí a través de Alex en Wuhan y que se mudó a Beijing para trabajar como profesor de italiano. Me invitó a cenar en su casa y a ir a una fiesta internacional en un hotel de la ciudad. Me vino a recoger a la hora acordada en el metro más cercano y me presentó a una amiga suya con la que cenaríamos juntos, Julie. Nos cocinó una pasta deliciosa, nos planchamos las camisas y fuimos para el hotel. Cuando Marco me habló de esta fiesta pensé que sería divertido asistir a tal evento. Nunca antes había asistido a una fiesta de tales características. En la información que me envió se mezclaban varios conceptos, moda, salsa, internacional. Sonaba nuevo y divertido.

 Image

Image

 

El hotel era muy lujoso. Los 80 yuanes que costaba la entrada y los 30 yuanes que me pedían por una agua embotellada hablan por si solos! Nada más llegar a la cuarta planta nos hicieron anotar nuestras nacionalidades e emails y me informaron que una de las trabajadoras era también española. Intercambiamos unas palabras, aunque estaba un poco ocupada trabajando en la fiesta. Una vez dentro del recinto, el organizador del evento nos pidió una tarjeta de presentación para poder participar en un sorteo de regalos, aunque ninguno de los tres disponía de tarjetas.

 Image

 

Aunque el recinto era pequeño, había much@ estranjer@, tod@s muy arreglados. Pedimos las primeras bebidas incluidas en el precio de la entrada y nos sentamos en los taburetes de la barra. El organizador presentó la fiesta con micrófono. El ambiente un poco frío y estirado, supongo que por falta de música de fondo y/o por falta de suficiente alcohol ingerido… introdujo el leit motive del encuentro, la presentación exclusiva de una colección de moda femenina y una demostración y clase de salsa. Las chicas empezaron a desfilar a pie del público, y el público empezó a tomar fotos de las modelos. Al rato la pareja de bailarines de salsa empezaron a contorsionarse en el medio de la pista, y al finalizar l@s más atrevid@s seguimos sus instrucciones para aprender algunos de los pasos básicos del baile. Llegado a este punto todo el mundo estaba más relajado, se olía en el ambiente. 🙂

 

Image 

El tiempo pasó rápido, y a pesar de que no creo que volveré a asistir a una fiesta de ese estilo, me lo pasé bien. Intercambiamos teléfonos con Julie y me sugirió visitar el Palacio de Verano juntos, ya que en los años que llevaba en la ciudad, aun no lo había visitado. Compartimos el taxi y llegando cerca del barrio en donde me alojaba pude ver el ambiente que se respiraba en una de las calles principales; un sin fin de restaurantes con terrazas y luces rojas muy pintorescas.

 Image

Image

 

Al día siguiente, si o si , me dirigí a la Plaza de Tiananmen.

Antes de emprender la marcha cargué combustible en un restaurante muy cercano y comí este platazo de noodles con vinagre y pepino con la mejor compañía para empezar la mañana.

 Image

Image

 

De entrada gratuita, previo control de seguridad de mochilas y bolsos , en la plaza había gente de todas las edades, paseando, sentados, tomando fotos, comiendo,… 

De Wikipedia once again: “La plaza de Tian’anmen o plaza de la Puerta de la Paz Celestial (chino simplificado: 天安门广场, chino tradicional: 天安門廣場, pinyin: Tiān’ānmén Guǎngchǎng), en Pekín, fue construida e ideada dentro del plan urbanístico de la capital de China, con la creación de la República Popular de China en 1949, convirtiéndose en símbolo de la nueva China.

 

Image

 

Con su construcción se pretendió crear una gran explanada en la que se pudieran desarrollar masivos actos de adhesión política, cuya tradición era inexistente en China, al estilo de los que se realizaban en la Plaza Roja de Moscú en la Unión Soviética. El cuadrilátero de la plaza está construido siguiendo el eje sur-norte de la Ciudad Prohibida. Está flanqueada por dos importantes edificios, de estilo soviético: al oriente el Museo Nacional de Historia y de la Revolución y al occidente el Gran Palacio del Pueblo, sede de la Asamblea Popular Nacional, y cerca de allí el nuevo Gran Teatro Nacional de China.

 

Image

 

Se ubica en el centro geográfico y político de la capital china, sobre la Meseta de Loess, la plaza de Tian’anmen es una de las más grandes del mundo, con 880 metros de norte a sur y 500 metros de este a oeste, con un área total de 440.000 metros cuadrados.

 

Image

 

Fuera de China la plaza es más conocida por el recuerdo de ser el centro de las Protestas de la Plaza de Tian’anmen de 1989, un movimiento pro democracia que finalizó el 4 de junio de 1989 con la declaración de la ley marcial en Pekín por parte del gobierno y la muerte de al menos cientos de manifestantes”

Tenía muchas ganas de saber si en la capital habría una calle de comida como la de Wuhan, en donde puedes probar muchos platos tradicionales, no solo de la provincia en la que te encuentras si no también del resto del país, pero nadie supo decirme donde se encontraba… me niego a pensar que no existe, así que si alguien tiene constancia que me lo haga saber.

La cuestión es que como no sabía muy bien donde comer bueno y barato hice uso del maravilloso mundo tecnológico y di en internet con un blog de comida buena a la par que económica, con descripciones y fotografías de los platos, así que me fue muy fácil decantarme por un restaurante en el que cocinaban, entre otros, un plato a base de carne de tocino y bambú, y otro plato de taro con una salsa agria y un poco picante.

 

 

Image

 

En la dirección aparecía una parada de metro, el nombre de una calle y el del barrio, así que para el metro me encaminé. Pregunté a una de las trabajadoras del metro mostrándole las referencias que tenía para saber por cuál de las cuatro salidas me convenía más salir, y una vez en la calle, pregunté a dos personas más hasta percatarme de que debía coger un autobús para acercarme al barrio en cuestión. La 13 del mediodía es una hora en la que uno ya ha comido en China, y no es que tuviera excesiva hambre, pero es que en el mismo blog que leí advertían que la cocina de este restaurante cerraba a las 14:30 y ya eran casi las 13:45 cuando me monté en el bus. Al cabo de media hora, tras preaviso de un transeúnte, me apeé del bus, y volví a preguntar para localizar la calle, sin exagerar pregunté unas diez veces! Siendo consciente de que estoy aun muy lejos de dominar el idioma, entender el chino al cien por cien, incluso frases con instrucciones básicas, es algo que me va a costar lo suyo… Llegué a la conclusión de que lo mejor era preguntar a los numerosos barrender@s que trabajan en la calle, y tras cruzar una de las interminables calles principales repleta con negocios de te, por fin di con un barrendero que me supo indicar por qué calle girar. Todo recto a mano izquierda encontré el restaurante! La verdad es que imaginé algo un poco más “cuidado”, el exterior del local daba mucho que desear y de no haber leído por las referencias jamás hubiera entrado a comer, pero lo cierto es que la familia que regenta el local eran un encanto… a pesar de estar ya comiendo no me hico falta insistir demasiado para que me dejaran comer, les dije que había venido desde muy lejos para probar sus especialidades después de haber leído ese blog. Me dijeron que desde hacía mucho tiempo, de vez en cuando llegaban turistas que como yo habían leído ese blog y que se dejaban caer por esa zona de la ciudad, no demasiado frecuentada. Un periodista canadiense lo había escrito. Majisimos, me dieron conversa, y la comida estaba deliciosa. Cuando ellos acabaron de comer, el padre de familia se puso en el suelo, a pelar los taros mientras el resto de la familia hacía la sobremesa.

 

Image

 

Después de la comida me dirigí a un parque cercano a la Ciudad Prohibida, tenía ganas de tumbarme en la hierba y descansar un rato. Fue un día en el que mucha gente me pidió hacerme fotos con ell@s, para muestra un botón.

 

Image

 Image

 

Image

 

Image

 

Por la noche quedé con Luca, un amigo de Sebastian al que conocí en Wuhan y que en esas semanas estaba también dando clases de inglés en la capital. De hecho ese era su último día de trabajo en la escuela, y me invitó a cenar con el resto de sus compañeros en una pizzería. Cuando acabamos de cenar le ayudé a mover su equipaje de la que era su casa, a casa de un amigo, y nos despedimos.

A la mañana siguiente quedé con Julie, la amiga de Marco para visitar el Palacio de Verano. En el tiempo que ella llevaba en la ciudad, aun no había ido a visitarlo, así que se ofreció voluntaria para acompañarme. Las distancias en el metro son enormes en la ciudad, y aunque creí haber salido con suficiente tiempo para llegar hacia el punto de encuentro, llegué casi 30 minutos tarde! Julie me estaba esperando en un KFC cercano a la parada de metro, y obviamente no me había esperado para desayunar. Cuando acabé de comer nos dirigimos hacia la entrada del Palacio, y en esa pequeña distancia empezó a lloviznar. Compramos unos paraguas por si la lluvia apretaba y pagamos el boleto completo para acceder a todos los recintos del Palacio. Paseamos largo y tendido por el Palacio de Verano, por los diferentes parques, construcciones, y por el lago.

 

Image

Image

Image

Image 

En China uno se da cuenta de que los planes son solo eso, planes. Aprendes si o si, a improvisar sobre la marcha. No es que fuera de China no pasen estas cosas, pero viviendo en este país te das cuenta de lo diferente que funcionan las cosas… A la mitad de la visita Julie recibió una llamada del trabajo, y a pesar de que ese era su día de fiesta, tras hablar casi media hora por teléfono, me dijo que su jefe la necesitaba para hacer unos trámites, así que tubo que marcharse corriendo.

 

Image

Image

Image

Image

Image

 

Los planes para la tarde, después de la visita al Palacio de Verano, eran ir a un KTV con Julie y unas amigas suyas. Me encantaba la idea, pero Julie no pudo tener la tarde libre, así que me quedé sin planes…  decidí acercarme a un mercado de la capital donde se venden todo tipo de objetos relacionados con la cultura china, pinturas, cerámicas, objetos de segunda mano, esculturas, antigüedades, … Ese día no había demasiada gente en el Mercadillo, quizás era un poco tarde ya, pero fue interesante pasear por allí y observar a l@s tender@s.

 

Más tarde quedé con Eric, el chico que conocí en el tren, para cenar 北京烤鸭, Beijing kaoya, o pato Pekín. De nuevo usé la tecnología del teléfono móvil para buscar en internet lugares recomendables a buen precio y calidad. Me habían hablado de el que teóricamente era el mejor restaurante de la ciudad, cerca de la plaza de 天安门,pero no estaba dispuesto a gastarme mucho dinero. En la página web que ojeé aseguraban que para los que buscaran buena relación entre calidad y precio, había otro restaurante, y este era sin duda alguna el lugar al que quería ir. Mirando la carta y ojeando las mesas de l@s comensal@s vecin@s, rápidamente nos dimos cuenta de que habían varias opciones a la hora de probar el pato pekín. Por 180 yuanes te ofrecían una vistosa y espectacular fuente de cerámica con mucha variedad de ingredientes y salsas, las obleas y el pato. Nos decantamos por la opción de unos 90 yuanes que incluía la salsa más usada habitualmente, pepino y cebolleta para condimentar las obleas, y el pato en cuestión. En uno de los rincones del restaurante dos jóvenes se esmeraban en cortar los patos laqueados que iban saliendo de la cocina, a la vista de todo el mundo.

 Image

 

Image

Image

 

A la mañana siguiente me tocó madrugar ya que a lo largo de esos días habíamos decidido ir a visitar la Gran Muralla China con Ana y Jona. A pesar de que en cada hostal, hotel y agencia de viajes de la ciudad se ofrecían tours guiados hacia los diferentes puntos visitables de la Muralla China, decidimos que no queríamos pagar tanto dinero, y nos aventuramos a ir en bus público. Con su Lonely Planet averiguaron la parada de bus a la que teníamos que dirigirnos para iniciar el trayecto. Cuando llegué allí ellos no habían llegado todavía. Esperaba encontrar algún puesto de comida para desayunar pero en medio de tantos rascacielos no había ninguno, así que pregunté y me indicaron. Iba con un poco de prisa pero aun y así esperé para probar lo que ofrecían en ese stand. Se trataba de una crepe rellena de una salsa, cacahuetes, cebolleta y油条 youtiao, una especie de churro frito salado y sin azúcar.

La crepe ardía, así que no probé bocado hasta reunirme con ellos en la parada de metro acordada. La anterior noche, ellos también habían ido a probar el 北京烤鸭,pero por lo que me dijeron se habían gastado bastante más dinero que yo, y por desgracia a el no lo sentó nada bien la cena ya que aun estaba con retortijones… de camino a la parada de autobuses una señora nos dio una tarjeta en la que se anunciaban tours a las diferentes franjas visitables de la Muralla y aunque no logramos regatearle el precio que ofrecía, nos salía infinitamente más económico hacer el trayecto con ella que con el bus local.

 

Image

 

 

Nos decidimos por la zona de Mutianyu ya que estaba lo suficiente alejada de la capital como para evitar grandes aglomeraciones de turistas, pero a la vez no era uno de los tramos más lejanos de la ciudad. Compramos agua, algo de fruta y más refrigerios para picotear y nos montamos en el coche. A lo largo del trayecto la mujer y el conductor permanecieron muy callados, y nos sorprendió tal contraste ya que a los tres nos pareció que la mujer era un encanto cuando nos convenció de irnos con ella a hacer el tour.

 Image

 

De Wikipedia, “La Gran Muralla China (chino tradicional: 長城, chino simplificado: 长城, pinyin: Cháng Chéng, “Larga fortaleza”) o (chino simplificado: 万里长城; chino tradicional: 萬里長城; pinyin: Wànlǐ Chángchéng; literal “la larga muralla de 10.000 Li (里)”; 10,000 li = 8.851,8 km. En China, 10.000 li representan el “infinito”) es una antigua fortificación china construida y reconstruida entre el siglo V a. C. y el siglo XVI (Edad Moderna) para proteger la frontera norte del Imperio chino durante las sucesivas dinastías imperiales de los ataques de los nómadas xiongnu de Mongolia y Manchuria.

 Image

 

Contando sus ramificaciones y construcciones secundarias, se calcula que tiene 8851 kilómetros de largo, desde la frontera con Corea al borde del río Yalu hasta el desierto de Gobi a lo largo de un arco que delinea aproximadamente el borde sur de Mongolia Interior, aunque hoy sólo se conserva un 30% de ella.1 En promedio, mide de 6 a 7 metros de alto y de 4 a 5 metros de ancho. En su apogeo Ming, fue custodiada por más de un millón de guerreros.

 La muralla fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987. Gran parte de la Gran Muralla tiene fama de ser el mayor cementerio del mundo. Aproximadamente 10 millones de trabajadores murieron durante la construcción.3 No se les enterró en el muro en sí, sino en sus inmediaciones.

 El día 7 de julio de 2007 se dio a conocer que la muralla china fue elegida como una de las ganadoras en la lista de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno. Está hermanada con la muralla romana de Lugo, Galicia, España, también patrimonio de la humanidad.

 Image

 

Los fuertes fueron construidos a lo largo de las paredes, o directamente integrados en las paredes con un sistema de señales de humo para impedir los ataques enemigos. Para lograr la pronta llegada de refuerzos, el ejército hizo uso de la luz, principalmente para la caballería. La Gran Muralla también pasa a través de las principales rutas comerciales, lo que permite el control de las importaciones. Cada torre tiene escaleras únicas y de acceso difícil de manera que confunda al enemigo. Los cuarteles y los centros administrativos fueron ubicados a mayores distancias.”

A medida que nos acercábamos nos dimos cuenta de que estábamos en la dirección correcta ya que un montón de buses turísticos iban en la misma dirección. Fue bonito salir de la capital y ver como el paisaje iba enverdeciéndose más y más hasta divisar la Muralla en una montaña lejana. Cuando llegamos la guía nos dijo que nos esperarían en el aparcamiento al cabo de tres horas. Nos recomendó subir con el teleférico y una vez en la muralla, andar hacia la izquierda hasta llegar al teleférico de bajada o al “tobogán” de bajada. Pero el tramo recorrido por la muralla nos parecía muy corto y a fin de cuentas esa sería posiblemente nuestra primera y última vez en la Muralla, así que decidimos no hacerle caso y una vez en la cima giramos hacia la izquierda para divisar la muralla desde las empinadas torres de vigilancia.

 Image

 

Aunque el día había amanecido un poco nublado, a medida que nos íbamos acercando a la Muralla el sol hizo acto de presencia, y cuando estábamos en plena caminata no parecía haber una nube en el cielo que nos diera un poco de descanso! Así que cuando llegábamos a las varias torres de vigilancia a lo largo del recorrido, aprovechábamos para descansar, tomar fuerzas para el siguiente tramo, o comprar botellitas de agua u otros refrescos. Pregunté a l@s trabajador@s que vendían souvenirs y refrescos, cada día hacían ese recorrido para iniciar su jornada laboral. No era extraño que cuando más lejos del punto de acceso a la Muralla te encontraras, más caras fueran las bebidas que se vendían, aunque los tres alucinamos cuando al rato de comprar una agua por 10 yuanes en uno de los stands, a una pareja de habla inglesa les cobraran 3 veces más por la misma botella!!!

 

Llegó un punto en el que no nos vimos con más energía para seguir subiendo los empinados escalones y ya habíamos pasado una hora y media, así que decidimos dar media vuelta y dirigirnos hacia el tramo de la muralla a mano derecha.

El descenso se hizo más agradable. En varias ocasiones grupos de turistas chin@s nos pidieron una foto junto a ell@s.

 

Image

 

Una vez llegados hasta la torre de vigilancia más lejana nos dimos cuenta de que necesitábamos más de tres horas para regresar a la zona del aparcamiento donde la pareja de guías nos esperaban. Llamé desde mi móvil, y un poco a regañadientes, aceptó que nos quedáramos en la Muralla una hora más de lo acordado.

La Muralla no acababa allí, seguía serpenteando pero no estaba reformada para la visita de turistas. Intentamos caminar un poco por ese trecho, pero la vegetación lo hacía casi imposible. Además, vimos varias heces ¿humanas? en los pocos metros que recorrimos y decidimos retroceder lo antes posible… :S

 El tobogán de bajada fue sin duda lo más excitante de la jornada! Después de hacer cola durante 5 minutos nos montamos en un sillón individual de plástico con una palanca para frenarlo. El descenso no duró ni 4 minutos pero volvimos a revivir nuestra infancia 😀 Cuando nos reencontramos abajo, compartimos las experiencias que más nos habían impactado, que si ellos habían grabado con el móvil todo el trayecto, que si mi sillón no bajaba con mucha velocidad al principio pero que luego se aceleró muchísimo, … vaya, muy recomendable para tod@s los que vayáis a ese tramo de la Muralla; imprescindible!

 

Image

Image

Image

 

Después de reencontrarnos con la pareja de guías y comprar algunos souvenirs y fruta seca, iniciamos el camino de vuelta hacia la urbe. Al llegar, caminamos por un barrio de hutongs y encontramos un restaurante donde me invitaron a cenar por mis servicios como traductor! haha. No fue la mejor de las comidas pero la compañía fue inmejorable. 

Después de una siesta reparadora me dirigí a un restaurante japonés que se encontraba al lado de la boca del metro más cercana a la Guest house en la que me alojaba. Desde fuera parecía un lugar con mucho encanto, y no me equivoqué, por dentro era también asombrosamente bello. Aunque estaban a punto de cerrar, la camarera me atendió con una sonrisa de oreja a oreja, y me decanté por un plato de arroz con pollo, y un pequeño bol con pulpo y wasabi, más picante de lo que pensé!

 

Image

Image 

Llevaba días queriendo ir a una discoteca en la capital, para bailar. Me encanta bailar, me libera, me relaja, pero mis pies no siguieron mis deseos… decidí coger el metro para la zona Olímpica: me habían hablado maravillas de esta área iluminada por la noche! Cuando llegué era ya demasiado tarde, las puertas estaban cerradas y las luces de las diferentes instalaciones apagadas…  :/. El ambiente a la salida del metro me encantó, mucha gente joven patinando, y pequeños grupos de gente cantando con pantallas de televisión al estilo del KTV pero al aire libre. Después de ese día solo podía irme a dormir temprano.

 Image

Image

Las fotos son del google images.

 

A la mañana siguiente quedé con Yang. A Yang la conocí hace ya un año y pico en Barcelona a través de una amiga del trabajo.

Image

 

Yang daba clases de chino en una escuela de idiomas, y desde la primera ocasión en que la conocí pude sentir lo encantadora que era, habladora, preguntona, animándome a hablar en chino, muy risueña! Quedamos en una de las calles antiguas más famosas de la ciudad, repletas de tiendas, souvenirs y comida. Probamos algo muy típico de la ciudad, el yogur de queso! Riquísimo!.  Paseamos por ese barrio, junto a un lago. Si a la luz del día las vistas eran fantásticas, Yang me dijo que por la noche ese lago también era precioso ya que se llenaba de gente porque habían un montón de bares con luces rojas rodeándolo.

 

Image

Image

Image

Al rato nos juntamos con Oscar, un amigo de Barcelona que lleva mucho tiempo en China y comimos juntos en un restaurante chino-musulmán. Fue un encuentro muy divertido, charlamos largo y tendido de lo que estábamos haciendo en la vida, y paseamos hacia una cafetería con terraza, donde nos bebimos un café tomando el sol.

 Image

 

Al acabar de comer me dirigí al Museo de Bellas Artes. Solo una de las plantas estaba abierta al publico, en el resto del edificio estaban preparando las exposiciones, aunque pude colarme para sacar unas fotos. Parecían unas exposiciones muy interesantes!

 

Image

Image

Image

 

Para cenar tenía muchas ganas de ir a un restaurante Hong Kong style, así que pregunté por algún restaurante bueno, bonito y barato. Aunque me tomó largo y tendido encontrarlo, y la cola de espera fue larga, me decepcionó no encontrar los deliciosos dumplings de gambas, y la comida no era tan deliciosa como esperaba.

 

El último día en la ciudad me despedí del hostel y del barrio de hutongs, y con la mochila en mano me dirigí al Museo Nacional de China. Óscar me había hablado de unos posters de la Revolución Cultural que merecían mucho la pena, pero si estaban allí no los supe encontrar… El museo me pareció un poco redundante, demasiado político. Las exhibiciones más interesantes eran la de esculturas africanas, y una expo de fotografías. Al acabar la visita me dirigí a la estación de trenes del este para tomar el tren de vuelta a Wuhan. 

 

Image

Image

Image

Image

Image

 

 

Desde el blog os agradezco a tod@s por vuestra hospitalidad! Muchas gracias y hasta pronto!

 

Cuando llegué a Xiantao Regina y Kathrine, dos chicas de Dinamarca, habían llegado al piso, y como Liina seguía de viaje en Zhangjiajie, estuve con ellas llevándolas de paseo por la ciudad, enseñándoles los lugares a los que ir a comer,… A los pocos días hicimos una cena con el resto de l@s profesor@s de la escuela, en un restaurante cercano. Se quedaran en Xiantao un total de 6 meses!

 

Image

Image 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

泰国 Tailandia

Estándar

Este post sobre mi escapada a Tailandia lo he ido escribiendo a ratos in situ, usando las notas del móvil, y puede que el tiempo verbal os maree un poco. Aun y así he decidido conservar las notas con el tiempo de escritura original. Como mi hermana no ha podido aun enviarme las fotos del viaje, he decidido usar las pocas fotos que saqué con mi teléfono español. Cuando me lleguen, actualizaré el post. Espero que lo disfrutéis.

El viaje a Tailandia ha empezado. Estoy en el mini aeropuerto internacional de Wuhan esperando el avión que me llevará a Hong Kong para hacer la escala. Digo “mini” porque literalmente solo hay cuatro puertas de embarque. Por su tamaño deduzco que la mayoría de wuhanes@s no viaja demasiado al extranjero. Anuncian un viaje a San Francisco, y pensando que es mi vuelo, me levanto  para hacer cola. Vuelo a sentarme. Escribir este blog en el móvil se ha convertido en una manera muy productiva de pasar los largos ratos de espera en los transportes públicos, o en este caso aeropuertos.

Como el vuelo sale a las 11:40 de la mañana y el aeropuerto está a una hora del centro de la ciudad, vine a Wuhan el día anterior. Me levanté pronto, acabé de poner orden en la casa ya que en mi ausencia llegará una chica de Estonia al piso, y cogí el bus hasta la estación de tren de 天门南.

Cuando llegué a la estación tenía que recoger el billete comprado por internet, y como durante la noche anterior había estado lloviendo a cántaros, los enormes cristales que separan a l@s pasaje@s de l@s trabajador@s de la estación estaban plagados de mosquitos. Tod@s l@s pasajer@s estábamos paranoic@s dando saltitos y bofetadas al aire para evitar sus picaduras. Muy cómico. Desde el tren pude comprobar también porque a Wuhan la llaman la Venecia del Este; y es que debido a las lluvias y al mal diseño urbanístico muchas calles estaban completamente inundadas de agua.

Antes de dirigirme para el hotel, y calzado con las brasileñas, anduve hacia los lavabos como una muñeca de famosa para evitar un resbalón. Olían fatal, como de costumbre, no habían orinales para hacer solo pis, solo lavabos chinos. Muchos hombres haciendo cola y muchos otros colándose. A medida que avanzaba la cola me percaté de que en dos de estos lavabos no habían puertas, pero aun y así los que entraban no tenían ningún tipo de pudor para bajarse los pantalones y los calzoncillos y agacharse para defecar enfrente de los que aun esperábamos. Dos hombres que como yo solo querían hacer pis, se colaron y fueron hacia el fondo de los aseos para saciar sus necesidades en la pared del pasillo central … al fin llegó mi turno.

En la parada del bus aluciné en el modo en que l@s pasajer@s subieron. Me recordó a la típica escena que retransmiten en motivo del inicio de las rebajas por la tv; empujones, gritos y seguramente insultos, mientras el conductor sonreía desde su sillón. Como era de esperar viajé de pie durante todo el trayecto.

Más tarde me encontré con Lucky y Alex para ir a comer juntos. Fuimos a un restaurante hong kongés realmente pésimo, ahora lo sabemos. Al acabar de comer comprobamos de nuevo los efectos de la lluvia ya que andamos literalmente por el agua para dirigirnos a casa de Alex a descansar un rato.

Anuncian mi vuelo!

En una hora y media llego a Hong Kong. Durante el viaje me han dado un menú hindú vegetariano. Ya no me acordaba de la cantidad de opciones que te daban al comprar el billete por internet! El menú consistía en un pan de pita, arroz con curry, alubias y okram y berenjenas con especias. De postre sandía con melón. Lo cogí más por curiosidad que por otra cosa, el menú chino también tenía muy buena pinta! Lo que no sabía era que a l@s pasajer@s con menus “especiales” se nos sirvió antes que al resto.

Que bonita llegada a Hong Kong viendo alrededor de las 13:30 el mar color azul mezclado con el cielo, nubes bajas y pequeñas que proyectaban sus sombras en el océano, pequeños barcos que navegaban, que más que barcos parecían aviones desde el ángulo en el que el avión giraba, y en ocasiones el sol nos devolviendo sus reflejos cuando mirabas por la ventanilla! Me gustaría visitar esta ciudad, la llegada ha sido espectacular y la comida es deliciosa. Seguro que Hong Kong es un lugar alucinante.

Justo al salir del avión en el que éramos solo dos occidentales y un chico de tez más oscura, muy posiblemente hindú, he visto una variedad enorme de nacionalidades: caucásicos, judíos llevando su gorrito en la coronilla, un grupo enorme de filipin@s vistiendo ropas moradas, las mujeres llevando velos a juego, …

Ya han pasado unas días desde que llegamos a Tailandia y releyendo lo ya escrito no me queda otra que cambiar el tiempo verbal.

El reencuentro con mi hermana Carla en Bangkok fue muy emocionante e intenso… por mucho whatsapp o skype realizado, distinguirla a 10 metros de distancia agitando las manos, haciéndome fotos a medida que me acercaba a ella, poder abrazarnos y ponernos al día sin diferencias horarias de por medio después de 6 meses sin habernos visto no tubo precio. Ella había llegado esa misma mañana, así que después de localizar la guest house en la que dormiríamos, volvió al aeropuerto para recogerme.

Llegar a la guest house “Apple 2” no fue muy complicado ya que Carla sabía que tren coger y que números de autobús llegaban allí, aunque no tenía muy claro el sentido correcto del mismo: pensando que estábamos en el lado de la calle correcto, nos subimos en uno de los buses, y la señora que trabajaba vendiendo los billetes en su interior nos indicó con la ayuda de otros pasajeros que hablaban inglés que para llegar a la zona de Khao San Road teníamos que tomar el otro sentido. Los buses de Bangkok me encantaron. Eran muy espaciosos, el suelo de madera. En los dos buses que cogimos las señoras que vendían los billetes usaban un estuche alargado y circular en cuyo interior depositaban el dinero y los billetes mismos. También nos percatamos rápidamente de que el conductor se sentaba a la derecha.

Después de descansar durante un rato paseamos por las afueras de la guest house. Khao San Road es sin duda el lugar más frecuentado por turistas, debido a que muchas guest house se encuentran allí. Cenamos en un puesto de comida ambulante atendido por un grupo de lady boys. En Tailandia pudimos ver lady boys en varias ocasiones, y me pareció que, a diferencia de España, estaban muy integradas en la sociedad de la capital tailandesa. Unos días más tarde mi hermana se compró un libro con diferentes historias de lady boys que me leí en un plis plas en el bus en dirección a uno de nuestros últimos destinos. En la introducción, los autores escribían sobre su voluntad de mostrar diferentes historias de lady boys, de diferentes clases sociales, para poder entenderlas como personas que son, con sus diferentes trayectorias y profesiones. En forma de pequeñas biografías pude leer sobre la primera lady boy en ser aceptada como azafata de vuelo en una de las aerolíneas de vuelo tailandesas, o una lady boy que ya anciana y sin poder pagar el alquiler del cuchitril en el que vive, se dedica a “engañar” a jóvenes turistas para hacerles de guía por la ciudad cuando lo que acaba por proponerles es un masaje, o sobre una lady boy que pasó toda su infancia entrenando como boxeador de Muay Thai y que gracias al dinero que ganó boxeando, pudo costearse las operaciones que tanto ansiaba realizar. De hecho hay una película sobre su historia, “Beautiful Boxer”. Muy interesante.

Kam y Oscar llegaron muy tarde. Llevaban un montón de horas de viaje desde Nepal, pero debido a los efectos del jet lag no querían irse a dormir, así que mientras Carla volvió a la habitación para dormir, les acompañé a dar un paseo por la ciudad. Sin rumbo fijo acabamos cerca del río Chao Phraya, que cruza la ciudad serpenteando. Vimos a varias chicas desembarcando de un barco de madera muy colorido y preparando sus stands de comida. También a un chico joven saltando a la comba y a su perro. Pensamos que hacía ejercicio para mantenerse despierto. Nos pedimos una sopa para desayunar.

Al día siguiente nos levantamos tarde y pedimos unos tés y cafés a Mama, la anciana que regentaba la guest house. Al rato nos dirigimos a comer en un restaurante cercano repleto de gente local. En todas las mesas habían 3 o 4 potecitos rellenos con diferentes salsas para condimentar los platos, la mayoría de ellas picantes. Aunque en Bangkok la mayoría de locales tenía menús en inglés, también estuvimos en varios en los que ni el personal lo hablaba. Por suerte, el Pad Thai está riquísimo y es de lo pocos platos cuya pronuncia podía recordar a la hora de tomar nota. Para cenar la sopa Tom Yum, con lemon grass y gambas también fue recurrente.

Después de la comida paseamos sin mapa en mano encontrando templos budistas a cada dos calles. Llegamos a un gran mercado, repleto de antigüedades y de comida. Comimos también en un restaurante al interior del mercado, con vistas al río mientras vimos enormes barcos y pequeñas embarcaciones. De repente empezó a diluviar y esperamos hasta que la tormenta amainó. A pesar de que estuvimos en Tailandia en la época de monzones, las lluvias pocas veces eran muy fuertes, y si lo eran, al cabo de una hora a lo sumo, dejaba de llover. Si es cierto que casi a diario llovía era muy refrescante hacer turismo cuando era una llovizna suave.

Otro de los días nos dirigimos en bus hacia China Town, no sin decirles que no en varias ocasiones a los conductores de coloridos taxis rosas y tuk tuks… Llegamos por casualidad a un mercadillo de ropa, souvenirs, comida, etc… Los pasillos  del mercado eran tan estrechos y estaban tan repletos de vida que a ratos agobiaba estar allí metido. Por el camino compramos unos dulces riquísimos a un vendedor ambulante que estaban envueltos en unas cestitas hechas de hojas verdes.

De vuelta al hostal llegamos a una plaza en donde había gente local siguiendo un baile marcado por un chico en un escenario. La música era tailandesa, pero un ritmo mucho más acelerado encima hacía que seguir los pasos de la coreografía a tiempo fuera bien difícil. A ratos la mayoría de l@s bailarin@s se giraban y nos sonreían, curios@s de vernos bailar con ell@s. Y a cada nuevo paso me parecía reconocer la cuenta numérica regresiva que marcaba el inicio de la secuencia. Al rato otro grupo de guiris rubias se unieron al baile, pero lo dejaron antes de que nosotros tiráramos la toalla.

Ya no recuerdo si fue ese mismo día cuando dejé de insistir al resto del grupo de comprar insectos para comer. Vimos un stand en la calle y sin pensarlo dos veces compré una bolsa con un variadito de varios bichos: un par de grillos grandes, saltamontes pequeños, unas cucarachas medianas, larvas ovaladas de algún insecto, y dos gusanos rectos como palos. La señora que me los vendió insistió en que me llevara también una enorme cucaracha negra. Solo de verlas se me hacía un nudo en la garganta, así que no cedí en mi negativa. Todos los bichitos fueron aliñados con un flus flus de salsa especiada, tipo barbacoa, y a pesar de mi insistencia en que el resto me acompañara a degustar tal manjar, solo Oscar se animó. Ni nos acabamos la bolsa entera ni compré más bichitos.

Nos separamos en otra ocasión. Las chicas querían comprar cositas, y los chicos perdernos por la ciudad. A los cinco minutos de estar andando un señor se nos acercó hablándonos en inglés, que si de dónde éramos, que si teníamos que ver este templo, y ese otro, que hoy era un día especial en el que los conductores de ciertos tuk tuks con banderas naranjas hacían un precio especial por tours de 3 horas por la ciudad, … total, que allí estábamos sentados en el tuk tuk!

 

IMG_20130711_144012

 

Nos llevó a varios templos, a destacar el templo en el que había un Buda gigante. Impresionante. Las únicas fotos que pude sacar las hice con la cámara de mi móvil español.

 

IMG_20130711_140710

 

 

IMG_20130711_125228

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20130711_124525

 

Durante el trayecto nos pareció que el conductor nos decía que si entrabamos en ciertos establecimientos, a el le daban un cheque por valor de 20 bat para gasolina… así fue como entramos en una empresa que trabajaba con piedras preciosas, y en otro negocio de camisas. Aunque me sentí bastante fuera de lugar el conductor tubo dichos cheques, así que todos contentos.

 

Esa misma tarde habíamos quedado con Pablo, un chico madrileño afincado en la capital tailandesa, para cenar y tomar algo, y allí nos íbamos a encontrar con el resto del grupo y para llegar allí optamos por coger uno de los barcos que funcionan como transporte publico por los canales de la ciudad. Una experiencia bien divertida. El personal de abordo al llegar a las diferentes estaciones, usaban unas cuerdas atadas al barco para aproximar la embarcación y permitir que l@s pasajer@s pudieran apearse, y cuando la marcha se iniciaba, se paseaban por el borde del barco para cobrar el importe del billete, equipados con un chaleco salvavidas por si se caían al agua y vestid@s de largo para protegerse del sol. Con ganas de disfrutar de las vistas, nos dimos cuenta de que habían unos plásticos azules que protegían de los posibles salpicones a l@s pasajer@s en el interior del  mismo. Simplemente hacía falta tirar de una cuerda, y un sistema de poleas hacía subir el plástico. Alguien sentado atrás nuestro no quería mojarse demasiado porque, a pesar de nuestras ganas de disfrutar del paisaje, no paraba de tirar de de la cuerda!

IMG_20130711_173630

 

IMG_20130711_173442

 

IMG_20130711_172535

 

IMG_20130711_170800

 

Aunque Pablo y las chicas llegaron tarde, y por momentos pensamos en regresar a casa, logramos encontrarnos en un 7 eleven, muy abundantes por cierto en toda Tailandia, y le bombardeamos con preguntas y dudas sobre el idioma, sugerencias para planificar el viaje, … Muy majo Pablo contestó a todas nuestras curiosidades. Gracias por todo! 🙂

Al día siguiente cogimos un bus nocturno y estuvimos unas cuantas horas en él en dirección a Chumpon. Llegados a las 5 de la mañana junto a tant@s otr@s turistas tuvimos que esperar hasta las 6:30 al barco que nos llevaría hasta nuestro siguiente destino, Koh Tao. Vimos amanecer en la playa y a un pescador iniciando su jornada. En el barco optamos por permanecer en el exterior. Durante 4 horas disfrutamos de las vistas y del sol. Muchos peces voladores nos amenizaban el viaje. Carla conocía a Gina en la isla. Gina lleva un tiempo siendo instructora de buceo en un centro al sur de Koh Tao, IH Asia, y fue allí mismo donde pagamos por una habitación durante los siguientes 5 días. Las vistas desde la terraza de la habitación eran impresionantes. Justo enfrente teníamos una preciosa playa flanqueada por palmeras y demás vegetación, al fondo una enorme montaña.

 

IMG_20130713_120934

 

Poco imaginábamos que en la arena de esta playa había mucho coral muerto y que mucha gente se cortaba al caminar por ella! Así que la miramos pero no la tocamos demasiado. Kam se enteró tarde por eso… :/ También nos enteramos de que la temperatura del agua en el Pacífico era mucho más caliente que la del Mediterráneo, y por este motivo las heridas en contacto con el agua del mar podían infectarse! Rápidamente fuimos a la farmacia a por una pomadita ya que tod@s acabamos con alguna heridita puñetera.

Durante el primer día en la isla alquilamos unas máscaras con tubo y fuimos una playa cercana para hacer esnórquel. Maravilloso! Como lo disfrutamos, cuanta vida! Pececitos de colores, curisos, coral, erizos enormes… Eso sí, en solo una hora acabamos con la espalda quemada. Por lo visto la situación del agujero en la capa de ozono hace que en Tailandia los efectos de tomar el sol sean más serios de lo que pensábamos.

 

IMG_20130717_074615

 

Oscar se sacó el Open Water, Kam el Advanced y mi hermana intentó sacarse también el Open, pero no acabó el curso ya que no le acabó de convencer el submarinismo. Por mi parte, aproveché que los precios eran muy económicos para hacer 5 inmersiones. Aunque el estado del agua no era del todo idóneo, disfruté mucho del submarinismo, hacía un año largo que no me metía en el agua y además en todas las inmersiones me acompañó Gina, con lo que me sentí la mar de seguro.

 

IMG_20130717_123427

IMG_20130717_073706

 

 

 

 

 

IMG_20130717_115445

 

IMG_20130717_074638

 

Un día con Carla decidimos hacer esnórquel en la Shark Bay, una playa en la que se pueden divisar tortugas y tiburones inofensivos de arrecife. Esta vez usamos camisetas para evitar posibles quemaduras. Lo cierto es que la marea estaba bastante baja, y en la playa también había mucho coral muerto, así que era un poco cansado estar pendiente de no golpearse con el coral. Al rato Carla decidió salirse del agua. Aunque nadé de punta a punta de la playa, no vi ni tortugas ni tiburones. Y casi lo agradezco, porque cada vez que veía algo borroso a lo lejos, el corazón me daba un vuelco!!

Después de comer, hicimos una excursión a una playa cercana. Lo que parecía estar al ladito de nuestro hostel, resultó estar bastante lejos, y además para llegar hasta allí andamos por unas cuestas empinadísimas. Para variar íbamos con las brasileñas, así que mis pies acabaron un poco escarmentados. La playa a la que llegamos era preciosa, y valió la pena la excursión, pero al volver intentamos seguir por la costa en vez de tomar el mismo camino por el que habíamos llegado. Eran ya casi las 19, hora en la que en la isla oscurecía, y llegó un momento en el que el caminito cimentado que seguíamos se convirtió en un caminito arenoso, empezó a estrecharse y llegamos al punto de tener que apartar la vegetación para proseguir en línea recta. Dimos con las runas de una casa justo en frente de un acantilado y allí fue cuando nos miramos a los ojos y decidimos volver por el camino tortuoso que tanto nos hubiera gustado evitar. Después de volver a sudar y de pensar en varias ocasiones porque no decidí calzarme con zapatos cerrados, llegamos al fin a la calle principal, y vimos en la oscuridad a un perro. A la vez ambos dijimos “civilización!!!” hhahahaha, coñas a parte, los dos bromeábamos con comentarios tipo “ dos catalanes desaparecidos en la isla de Koh Tao”… aix que aventuras!

Celebramos el cumpleaños de Cam con un pancake de fruta delicioso! Oscar improvisó el envoltorio del regalo con grandes hojas verdes que habían caído de sus árboles.

En general sentimos que los precios en la isla eran un poco más elevados que en Bangkok y la gente quizás un poco más áspera, más seca.

 

IMG_20130717_134921

 

Con todos los cursos acabados y viendo que el tiempo no invitaba demasiado a alargarse en la isla, madrugamos para coger el primer barco a las 6 de la mañana. Al cabo de unas horas estábamos en Suratthani, donde cogimos un bus en dirección al Parque Nacional de Khao Sok. Una vez llegados nos alojamos en unos bungalows de madera preciosos. Esa misma noche comprobamos la abundancia de la fauna nocturna, un montón gekos (salamandras que gritan GE KOOO GE KOOO ), mosquitos, hormiguitas, murciélagos y ranas que aparecían por el comedor del hotel en el que nos habíamos hospedado. Al día siguiente paseamos. Comimos en un restaurante con un jardín enorme lleno de plantas y flores exóticos. Pedimos la comida. Raciones diminutas y bebidas en vasos de tubo con una flor de decoración. Kam ve una araña enorme con cara de pocos amigos a la que dedicamos una larga sesión de fotografía multicámara.

 

IMG_20130719_140019

 

Decidimos acercarnos a la entrada del Parque Nacional para pedir información a los guardas de la entrada, pero como nos habíamos levantado muy tarde optamos por no acceder al mismo esa tarde y espera al día siguiente. Al regresar al hostel, una pareja catalana que conocimos apenas llegar el día anterior nos habla de sanguijuelas trepadoras por los caminos del parque así que abortamos misión. Pero con Carla decidimos pagar para hacer una excursión al lago y a la presa de Rachaprapah.

 

IMG_20130720_174254

 

Fue un día muy agradable en el lago. Nos vinieron a recoger con una minivan con aire acondicionado, aunque el día amaneció nublado y caluroso y seguro que más de un@ pensó en pedirle al conductor que apagara el aire. No salió el sol en todo el día pero la temperatura en el exterior fue la adecuada para tal actividad. En el interior de la minivan solo un modesto Hi! Al resto de guiris que, como rebaño habíamos pagado los casi 45 euros por la excursión. Al llegar nos montamos en un barco de madera y de metal alargado. Somos unos 20 en el grupo sin contar al conductor del barco y a los dos guías. Todo el mundo corre a sentarse en la zona del medio del barco, con bancos de madera para tal uso, así que Carla y yo andamos a zancadas por encima de todo el mundo y optamos por sentarnos al final del barco, en unos bancos que están algo más elevados del resto, justo detrás del conductor. Durante una hora larga recorremos un lago que en el mapa parecía minúsculo. Enormes peñascos se levantan a nuestro alrededor, y como el cielo está muy despejado no paro de preguntarme como es posible que no se divise ningún pájaro volando. Al rato empezamos a ver a algún@s compañer@s del tour mojándose de lo lindo al principio y al centro de la embarcación debido a la velocidad del mismo y a la desafortunada dirección en la que sopla el viento. No podemos evitar reírnos XD. Durante las siguientes veces que cogimos el barco comprobamos como el resto del rebaño se apresura para tomar los asientos en los que estuvimos sentados, aunque por suerte nadie más acaba calándose. Llegamos a una zona del lago en la que hay unos bungalows flotantes. A pesar de que por internet parecían tener mucho encanto, la realidad es que estaban bastante hechas polvo y daban bastante pena; algunos incluso estaban medio hundidos en uno de los extremos de la hilera de bungalows. No es que el lugar no fuera bonito, pero no como para quedarse a dormir unos días. Además el precio de cada casita por noche era muy elevado. Nos bañamos. Hay también unas canoas que podemos usar. Las usamos un rato y al acabar nos sirven la comida. Volvemos a la embarcación, esta vez en cuestión de minutos a la siguiente parada; unas cuevas a las que llegamos ensuciándonos los zapatos  tras 40 minutos de caminata por la selva, cruzando riachuelos en varias ocasiones, pasando por encima de troncos de árboles caídos. A ratos un gran grupo de mariposas blancas y amarillas nos rodean por completo, revoloteando… una vez en las cuevas, nos hundimos en el agua y alucinamos con la fuerza de la corriente en ciertas partes. Curiosidades del tour, el guía hizo toda la excursión descalzo. A la vuelta también tenemos ocasión de resbalar en varias ocasiones, risas nerviosas incontrolables incluidas de Carla y mia, provocando las risas de los testigos cercanos. Esa misma noche dormimos en un hotel picadero de carreta en Ba Kun, cerca de la entrada al Parque Nacional.

Al día siguiente dejamos las habitaciones y cargando las mochilas desayunamos en el mismo mercado de Ba Kun. Compramos muchas cositas para picotear, dulces hechos con maicena de sabor a coco, otros de color verde y marrón, plátano rebozado, sopa de arroz,… cuando acabamos nos dirigimos hacia la parada de autobús en la misma carretera. Justo llegaba el nuestro. Al montar vemos que no hay sillones libres así que hacemos la mayor parte del viaje de pie. En un momento dado un monje budista mira a Kam con cara de viejo verde… por los visto los budistas no renuncian al celibato. Cogimos un tren nocturno hacia Hua Hin. Llegamos a Surathani muy pronto y paseamos largo y tendido por otro mercadillo de comida. Después de dos horas y media de retraso esa sería la última vez que cogiéramos un tren para desplazarnos por Tailandia. Además el viaje fue durísimo; luces abiertas en todo el trayecto y mucho frío por los ventiladores. Cuando hice el amago de apagar uno de los ventiladores, la madre de la familia que teníamos sentada enfrente me miro con cara de pocos amigos, así que lo apagué al rato, cuando les vi dormidos en una de las tantas veces que abrí los ojos durante el trayecto.

Alrededor de las 5 de la mañana ya estábamos despiertos de nuevo y a punto de llegar a la estación de Cha am, pero la estación anterior nos pareció increíblemente bonita, así que decidimos bajarnos allí. Para nuestra sorpresa no encontramos billetes para nuestro próximo destino hasta al cabo de 4 días, así que decidimos instalarnos en esa ciudad, llamada Hua Hin. Encontramos la que creo que es la guest house más barata de la ciudad, The Fat Cat. Además me hico gracia que allí trabajaba una lady boy muy simpática. Decidimos alquilarnos unas bicicletas. Para nuestro asombro Hua Hin también es un destino muy turístico, más cercano a Bangkok y lugar donde muchas familias residentes en la capital tienen su segunda residencia. Repleta de resorts y de lujosas residencias privadas. Descubrimos también un mercado de noche con otra delicia gastronómica, arroz pegajoso con mango y leche de coco.

 

IMG_20130722_180958

 

Las playas de Hua Hin no despuntaban por su belleza pero en el hostal nos dijeron que más al sud habían playas más bonitas, así que uno de los días nos dirigimos para allí. Al llegar al final de la carretera principal divisamos un templo y decidimos pararnos. Nos quedamos atónitos al ver un grupo de tailandes@s bailando al rítmico son de una pequeña pero movida orquestra. Había también un joven aupado por otra persona y rodeado de mujeres con lindos paraguas para protegerle del sol. En un abrir y errar de ojos nos invitaron a bajarnos de las bicis y a unirnos a la celebración, sin poder ni atarla al candado. Los bailoteos que nos pegamos pegado a algunas mujeres no tuvieron desperdicio. Solo ell@s sabían la cantidad de alcohol que corrían por sus venas. Al cabo de unas cuantas vueltas bailando alrededor del templo la música ceso. Más tarde una de las parejas que más caso nos hizo nos informó de que ese era un día muy importante para ese chaval y para su familia, ya que el aupado pasaría a ser monje de ese templo. La familia rodeó al chico en la entrada del templo y la madre lanzó a l@s asistent@s montones de monedas envueltas en diferentes papeles de regalo, en forma de paquetitos, o de flores que darían buena suerte a quien las cogiera. También fuimos invitados a entrar en el interior del templo, donde tendría lugar la ceremonia, aunque no nos quedamos para presenciar como el chico se cambiaba las ropas blancas que vestía, por el traje anaranjado tan característico de los monjes budistas. Fue una grata sorpresa encontrarnos de repente en tal sarao, y a voz de pronto, lo más auténtico que he presenciado en Tailandia.

Seguimos pedaleando para ver un sin fin de resorts, campos de golf… y llegamos a una playa llena de cangrejos y ermitaños flanqueada por árboles donde nos quedamos dormidos hasta que una leve lluvia empezó a caer. Al día siguiente tratamos de evitar la carretera principal que cruzaba la ciudad y optamos por seguir un camino de arena paralelo a las vías del tren, ya que era más tranquilo. Dimos con una playa mucho más tranquila, recogida, y ese día, aunque también empezó a lloviznar nos alargamos un poco.

Cerca de la guest house encontramos una tienda de artesanía llamada “The Family Tree”. La propietaria del negocio nos habló de cómo nació su negocio. Un día, estando en su poblado natal descubrió como su abuela sabía tejer con seda sin nunca antes haberse percatado. Pronto indagó y se dio cuenta de que en su aldea había muchísma tradición artesanal de plata, tejidos, jabones y otros muchos productos. Generación tras generación mucha tradición artesanal se perdió en Tailandia debido a la falta de práctica y a la inexistencia de escritos sobre los diferentes procedimientos. Así pues la propietaria y su marido del Reino Unido iniciaron este proyecto de comercio justo en donde l@s artesan@s reciben un salario justo para realizar los productos que se pueden encontrar en esa tienda. Compramos muchos jabones y crema hidratante hecha con coco. Aquí tenéis su página web:

http://www.familytree-huahin.com/

Chiang Mai fue nuestro siguiente destino, al norte del país. El viaje en autobús fue largo, pero al hacerlo durante el día, mucho menos cansado. En este bus nos ofrecieron pequeños snacks a cada rato, azafata a bordo incluida, un lujazo. Chiang Mai es una ciudad pequeña, rodeada por una muralla que aun se conserva. La guest house en la que estuvimos, era enteramente construida con madera, muy acogedora. Un total de 4 perritos de la misma raza acompañaban a una de las señoras que la regentaban.

 

IMG_20130726_124119

 

IMG_20130726_122552

 

IMG_20130726_122505

IMG_20130726_123958

 

IMG_20130728_160653

 

IMG_20130728_155754

 

IMG_20130728_132110

 

IMG_20130726_123833

 

Visitamos muchos templos, el mercado de comida, alquilamos unas bicicletas y fuimos a un Parque Nacional donde en cuestión de 30 minutos caminando llegamos a un riachuelo con 10 cascadas en diferentes niveles. Subimos a la más alejada, nos bañamos. Oscar perdió una de sus chanclas en el agua, y a pesar de que la estuvimos buscando durante nuestro descenso, nunca apareció.

 

IMG_20130727_143921

 

A mi hermana le habían dicho que en esta ciudad había un centro en donde gente invidente realizaban masajes tailandeses, y fue aquí donde me hice el primer masaje en Tailandia. No era un masaje relajante ni mucho menos! A ratos el dolor era insoportable en ciertos puntos. No es que no hubieran alternativas: en cualquier ciudad de Tailandia es muy fácil encontrar centros en donde un@ puede recibir masajes. También habían centros que ofrecían masajes en los pies con peces que te mordisqueaban la dermis muerta, aunque a mi no me hico demasiada gracia. En cambio, este centro de invidentes, me pareció muy interesante, y de hecho me gustó tanto que repetí antes de dejar la ciudad. El señor que parecía más experto del centro casualmente estará en Barcelona durante el mes de agosto dando cursos de masajes tailandeses a cieg@s!

Como los días pasaban volando y mi vuelo y el de mi hermana salía de Bangkok el 3 de agosto, decidimos coger un autobús para regresar a Bangkok el 31 de julio, solo para confirmar que tendríamos suficiente tiempo para solventar cualquier problema o retraso. El viaje en bus nocturno no fue tan lujoso como el último que hicimos ya que no disponía ni de lavabos, así que a cada dos horas parábamos para estirar las piernas y repostar gasolina. Ese día habían muchos controles policiales, y que en 3 ocasiones abrían las luces del autobús sin preaviso y sin parada. Llegados a Bangkok volvimos a la ya conocida Apple 2, aunque Mama no pareció reconocernos… . Aprovechamos para visitar algunos templos más, y una de las últimas noches intentamos localizar a Pablo para despedirnos, aunque suponemos que estaría muy ocupado ya que no llegamos a recibir su respuesta.

Casualmente, paseando cerca de la guest house, encontramos un festival de comida, llamado Food for change, así que el día anterior de nuestra despedida, lo pasamos allí, comiendo productos locales y escuchando un grupo de música que tocaba en directo. Carla hizo más compras y yo compré algunas camisetas del festival con letras thai que hacía tiempo estaba buscando sin éxito alguno.

Al día siguiente me levanté a las 7, y Carla me acompañó a la estación de autobús que me llevaría al aeropuerto. Casi no tuvimos tiempo de despedirnos como nos hubiera gustado! El bus no esperaba a nadie, así que los abrazos y últimas palabras fueron más bien breves… :/ Lo que no me esperaba fue que llegado a Hong Kong, mi teléfono me traicionara y no cambiara la hora de menos de diferencia con respeto a Tailandia… Cuando quise darme cuenta mi vuelo ya había despegado en dirección a Wuhan, así que compré el billete para el próximo vuelo, que salía al cabo de 14 horas ni más ni menos. Noche en el aeropuerto y deliciosa cena, eso si!

 

IMG_20130804_000719

 

IMG_20130803_195154

 

Evidentemente cogí el vuelo para Wuhan con muchísima antelación! Y al mediodía llegaba ya a mi destino. Que diferencia las mágicas vistas de Hong Kong desde el aire con las de Wuhan, el rio de color marrón, el cielo nublado y más bien poco verde… home sweet home!!!  😀